Winter is coming

Hoy, 30 de octubre, le decimos adiós al último vuelo veraniego del año 2011. Destino: Manchester.
No volveremos a ver ese nombre ocupando las pantallas de nuestro aeropuerto hasta el 29 de marzo, cuando a las 11h30 de la mañana de ese jueves aterrice de nuevo el gran Airbus 321 que une la poco comunicada, tranquila y cruelmente tratada en los tiempos que corren, Almería, con Mánchester, la ciudad de la que esperamos los mismos turistas que este año.
La temporada de invierno es la más corta para las compañías aéreas. Dura 5 meses y lleva al aeropuerto a la soledad. Como hemos venido comprobando estos meses de verano, el 50% de los viajeros proceden de los vuelos internacionales. Y estos se ven reducidos un 80% en la temporada de invierno. De diez aeropuertos diferentes a los que optábamos a volar hace un mes, sólo quedarán dos: Bruselas y Londres. A los que se le suma un 50% de reducción en sus frecuencias.
No hay que echarle la culpa a los políticos, ni a las empresas. La demanda es la demanda. Veremos como este mes de octubre, la ocupación de los vuelos que quedaban habrá disminuido. Es lo que tiene el calorcito, al que si se le suma el solecito, la playita, el pescaíto y la gracia que tenemos, pues queda tan ricamente. Pero cuando el calorcito dice bye-bye, nos quedamos a dos velas. Aunque sigamos teniendo el solecito, la playita, el pescaíto, y la gracia. Cosas del clima y de no haber sabido vendernos tan tan tan bien como podría haber sido posible.
No digo que Almería sea tierra de peregrinación para toda Europa pero algún vuelo a alguna capital de país más no creo que esté de más. Ni mantener alguna ruta de las llamadas»veraniegas».
Marcho al año 2007. Entonces se mantuvieron todo el año Birmingham, Londres Stanted y Manchester. En enero de ese año 67, 62 y 57% de ocupación respectivamente. Es cierto que eran los años de oro de la economía. Cuatro años después no podemos comparar las situaciones pero no puedo llegar a entender como las aerolíneas no se animan a tener poquitas frecuencias en esos destinos tan consolidados en verano, durante el invierno. Con la mitad de frecuencias a Londres o Manchester, la ocupación ese mes podría haber aumentado entre un 15 -20% y los datos decepcionantes (digo yo) no estarían ni por asomo.

Actualmente habrá que echare la culpa a esta crisis en la que a todo el mundo le da miedo arriesgar. Sea como sea, lo cierto es que este invierno 2011-2012 nos quedamos con sólo seis destinos a los que poder viajar directamente desde Almería. Barcelona, Bruselas, Londres, Madrid, Melilla, Palma y Sevilla. Pocos destinos, poca demanda, pocos viajeros que harán bajar nuestras estadísticas mensuales solo salvadas por los viajes del Imserso.

Ya sabéis que desde el blog intentamos mandar una señal al más allá, preguntándoos donde queréis volar, que mejoras creéis que se podrían hacer en nuestro aeropuerto… si queremos que esos seis destinos vayan aumentando, creo que son los pocos granitos de arena que podemos aportar. Preguntar a la gente, que es la demanda en sí misma (aquello que tanto adoran las empresas) y plasmar sus respuestas al público. Para que todo aquel que quiera utilizar datos pueda encontrarlos. Sólo necesitamos eso, vuestras opiniones y votos. Cuantos más seamos, más podremos hacer.

Verano, te esperamos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios

  • Anonymous

    Faltan más vuelos….se puede decir más alto pero no más claro!!!!

  • Anonymous

    Lo que no puede ser es que los vuelos esten a un precio que solo unos pocos pueden coger,apenas hay destinos apetecibles y que gustan, Paris, Amsterdam, Berlín, Bilbao, etc.. pq muchos de nosotros nos vamos a Málaga? por precio y vuelos. Un claro ejemplo es Ryanair con Madrid siempre viene completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *